Evocaciones de la Plaza Porticada

La Plaza Porticada de Santander está llena de geografías de una actividad cultural de primer orden que ya desapareció, cuando, todos los meses de agosto, entre 1952 y 1990, se convertía en sede del Festival Internacional (FIS). Perduran en la memoria aquellas noches de verano y música y teatro y danza y ópera…, en una Plaza Porticada convertida por un mes en un teatro hermoso, incómodo, mágico, …, y abierto a la posibilidad de los milagros.

Durante la Semana Grande de las fiestas de Santiago, el Ayuntamiento organiza conciertos  y actividades varias por todos los rincones y plazas de la ciudad. Ayer abarrotamos la Porticada, con un repertorio de zarzuela: coros, dúos y romanzas. Los solistas, también de la tierra: la soprano Montserrat Obeso, la mezzosoprano Marina Pardo, el tenor Jesús Lavid y el bajo Pablo Pardo. Al piano, Ana González Pastor, y dirigiendo todo el espectáculo, Elena Ramos Trula, temperamental y analítica, llena de vitalidad. Un año de trabajo con el Coro Lírico, un año en el que nos ha contagiado absolutamente el gusto por la música bien hecha.

Próxima parada:  Centro Cultural Ramón Pelayo, Solares, el próximo 11 de agosto.

[envira-gallery id=”12946″]

 

 

Etiquetas:
Sin comentarios

Deja un comentario

Pin It on Pinterest